Chicago, la ciudad del viento.




Vaya vaya, pues si que ha pasado tiempo desde mi ultima entrada. Lo siento, he estado bastante ocupada. Esta semana he tenido nada mas y nada menos que tres competiciones de natacion, y no penseis que me he librado de los entrenamientos, de eso nada! Alli teniamos que estar a las 5 y media de la manhana para empezar con el entrenamiento en el gimnasio! Y por si fuera poco, el martes y el miercoles he estado con fiebre y en la cama, con escalofrios en el cuerpo y la cabeza ardiendo. Por suerte me recupere pronto y pude ir a nadar ayer por la tarde digooo... a mover mis piernas y brazos descontroladamente en el agua en un intento de mantenerme a flote.
Pero seguramente no querreis escuchar historias tristes de como estuve encamada o de como intente bajar la pila de folios de mi mesa formada por Study Guides y ejercicios preparatorios para los finals de la semana que viene. Lo que seguramente querreis escuchar es como me fue el sabado pasado en Chicago ( o al menos eso fue lo primero que me pidio mi madre al hablar con ella por skype uno de los dias que estaba en cama con cara de muerta).



















La verdad es que fue AMAZING! Asombroso, maravilloso, espectacular, magico; algo supercalifragilisticoespialidoso! Bueno bueno, creo que me estoy pasando, pero se acerca. El sabado a las 5 y media de la manhana estabamos cogiendo el bus rumbo Chicago (si, ni un sabado puedo dormir agusto!) Cuando llegamos alli a eso de las 9 nos dejaron todo el dia libre, hasta las 4 y media, que debiamos estar en Sears Tower, que es una torre muy alta desde donde se podia ver todo Chicago.
Los espanholes hicimos un grupo y fuimos todos juntos de compras. Top shop, Forever 21, H&M, Victoria's secrets, Tiffany&Co... vamos, que si tienes dinero aqui tienes donde gastarlo bien gastado! Y en medio de todas esas tiendas que suenan de lo mas glamuroso... ZARA!! Si senhoras, senhores y unicornios! La marca de ropa gallega mas famosa de Espanha, y una de las mas prestigiosas (que hasta Middleton, la princesa de Reino Unido lleva alguno de sus vestidos) estaba alli, delante de nosotros, despues de tanto tiempo sin pisar una de sus tiendas. Pensareis que estoy loca, porque al fin y al cabo es solo una tienda. Resulta que el senhor que posee esa multinacional nos ha pagado la beca, sin la cual yo no estaria aqui, y me estaria perdiendo un monton de cosas. Y quien sabe, tambien hubiese crecido de una forma distinta, y tal vez mi futuro fuese totalmente distinto. Ademas, es como si te trajeran un pedacito muy enorme de Galicia, del que cual te sientes muy orgullosa; porque cuando despues ves a una de estas rubias-barbies-pijas caminando en sus tacones gigantescos por esta ciudad, con tres bolsas enormes de Zara llenas de ropa no puedes si no pensar, "Hey, gracias por contribuir a pagarme el anho aqui, y que sepas que el duenho epezo vendiendo batas en Corunha!"




Nos tomamos nuestro tiempo en esto de las compras. Como yo ya habia gastado mucho dinero en Black Friday (no estoy bromeando), decidi hacer algo diferente para no caer en la tentacion y comprar mas ropa. Asi que Marina y yo (otra gallega suertuda con beca) fuimos al Museo del Arte Contemporaneo de Chicago (que bien suena, como si yo fuera aqui una cerebrin). La verdad, me gusto mucho, tenia ganas de ver algo diferente que el mitico Museo de Lugo con las replicas de castros. Para entender las obras de arte habia que darle a la cabeza, y muchas creo que no tenian ni explicacion. Y aunque yo esperaba ver alguna obra de Roy Liechestein (creo que estoy enamorada de sus obras) fue tambien interesante.






















A la 1 y media los exchange students que vivian en Illianois (el estado de al lado, en donde Chicago esta sitiuado) quedaran con nosotros para ir a patinar sobre hielo. Ademas, aprovechar para ir al Millenium Park, que si alguna vez habeis visto una foto de un gisante plateado gigante, que sepais que esta aqui, que se llama Cloud Gate, y que la plaza donde esta situado se llama AT&T. El nombre viene de la companhia telefonica que hay por estes mundos; pero no creais que es una coincidencia, pagaron por ponerle el nombre. El estadio de los Colts tambien se llama Lucas Oil porque la marca pago una millonada para que tuviera su nombre. Y claro, cuando preguntas porque no le llaman con el nombre de un personaje importante para conmemorarlo o para hacer alusion a algo que hiciese, dicen que para hacer eso si el nombre puede servir para anunciar una marca y recaudar dinero? Bienvenidos al mundo materialista, a su izquierda se encontraran con la plaza Eroski y si giran a la derecha en la calle Ausonia se encontraran con la avenida Chupachups. Si el mundo fuera asi, entonces la tierra se acabaria llamando Cocacola.
















Y despues de unas cuantas vueltas a la pista de patinaje a paso de tortuga, una caida de culo y una carrera para llegar a tiempo por fin llegamos al Skydeck. Y se que siempre digo que todo parece peliculero, y que me encanto, y que fue fantastico y todo eso; pero es que las vistas desde alli lo eran de verdad. Cielo oscuro y luces en las calles, con el movimiento de los coches, los edificios gigantes a tu alrededor y la ciudad entera bajo tus pies disfrazada de Navidad.








Y ahi va el momento peliculero: estas patinando, entre los edificios de la ciudad de Chicago, con ese viento frio que augura nieve, con las luces de Navidad en las calles, la gente tapada con guantes y bufandas multicolores, (procurando no caerte, eso si, porque en tu vida has patinado) cuando de repente ves a un chico, arrodillandose delante de una chica y sacando un anillo del bolsillo para pedirle matrimonio. Y todo el mundo los rodea y empieza a decir Ohhhh y Uhhhh cuando la chica dice que si y se besan. Y todo el mundo sonrie, y por un momento solo piensan en lo bonito que fue, y en lo bonito que seria que te pasara lo mismo; que ese chico que hace detalles especiales no esta solo en las peliculas, que existe en la realidad y que esta escondido en el rincon que menos te lo esperas. Y aunque no te haya pasado a ti, esos pequenhos detalles te hacen ver que aun queda algo de ilusion en el mundo y gente detallista, o tal vez sean las luces de Navidad, que te han fundido el cerebro.











CONVERSATION

2 comentarios:

  1. hola Nere:
    ya sé que soy una adicta a tu blog, pero no digas que fue lo primero que te dije al hablar contigo si no que pensará la gente.
    Bueno la verdad es que sí que tenías Chicago a tus pies y es una pasada, menudos edificios. Tiene que ser alucinante.
    Me alegro mucho que hayas tenido la oportunidad de ir y que te lo hayas pasado tan bien, pero ahora ya sabes lo que toca, a preparar los finales que pronto llegan las ansiadas vacaciones de Navidad. Mucha suerte y un beso muy grande de nuestra parte.

    ResponderEliminar
  2. Pois a mín que me está parecendo unha película dentro de outra película...parecesme a Meryl Streep desta aventura en América! Esos edificios magestuosos, as calles enormes,as luces de Chicago..so a imaxen de Zara me devolve a realidade...aihsss..
    Abrígate que debe facer moito frio e poiste malita como che pasou e moito ánimo para esta semana, QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE!!!

    ResponderEliminar

Back
to top