10 consejos para ganar dinero (legalmente) si estas de intercambio

El gran problema de los estudiantes de intercambio es que somos más pobres que las ratas (en general de cualquier estudiante); aunque eso sí, las ganas de viajar no nos las quita nadie! Por eso en esta entrada quiero compartir con vosotros un par de consejos super pro que he descubierto para poder sacarnos algo de dinerillo.

Tened en cuenta que todos ellos son sin contrato o "under the table" como dicen por aquí. Más que nada porque cuando estás en un país de fuera de la Unión Europea tienes que arreglar miles de papeles para poder trabajar. Además al estar de intercambio es bueno tener la libertad de poder hacer una escapadíta cuando te apezca, algo que un trabajo con contrato no te permite hacer. Espero que disfrutéis de estos diez tips (para que suene así un poco más blogger) y que los podáis poner en práctica, tanto si estáis de intercambio como si estáis en vuestro país de origen.

No os perdáis el número 4, es mi favorito sin duda.

1. Tira y estira la beca que te han dado

En muchos caso la beca suele ser suficiente para sobrevivir medianamente, especialmente si váis de Erasmus a países como Polonia donde el nivel de vida es más barato; o Finlandia, donde el precio del comedor de la cafeteria está regulado por el gobierno y puedes comer por 2$. Vamos, lo que te cuesta un café en Barcelona!

Pero si este no es vuestro caso, entonces bienvenidos al club! La beca que a mi me dieron es de 1.200€ para dos semestres. Evidentemente esto no llega ni para empezar, ya que por ejemplo yo me tuve que gastar esta beca en pagar el seguro médico (850$) y en el billete de ida a Canadá (350$). Sí, yo también me lo pregunto, a ver como me las arreglo para pagar el billete de vuelta...

2. Revive tus años de adolescente y haz de niñera


Probablemente el trabajo de niñera sea de los más clichés y menos originales, pero es efectivo. Estas Navidades mientras estaba en Indiana trabajé tres largas mañanas como niñera del hijo de un compañero de trabajo de John. Acabarás harta de pelear con dinosaurios, jugar al escondite y seguramente te encontrarás cereales pegados al pelo; pero todo habrá merecido la pena cuando te den la paga. Además a mí me encantan los niños, así que tampoco supuso mucho problema.

3. Participa en concursos. Si son poco conocidos, mejor

Concursos de escritura, de dibujo, fotografía y hasta mini-torneos de fútbol. Todo vale! Evidentemente nadie te asegura que vayas a ganar, pero vale la pena intentarlo. Mi recomendación es que participes en concursos locales dentro de tu ciudad, ya que por lo general no suelen ser tan conocidos y la competición es menor que en los nacionales. Yo por ejemplo gané tres concursos de escritura en Lugo; en dos de los cuales sólo nos habíamos presentado dos personas. Yo quedé primera y el otro chico segundo; y lo mejor es que los dos llevamos premio económico.




Muchas universidades y museos ofrecen concursos de arte y fotografía, lo cual es otra opción si lo tuyo son las artes visuales. Y si ninguno de esto se te da bien y eres más bien activo, siempre puedes participar en mini-torneos. Son comunes los torneos de fútbol en verano, y en algunos casos el premio asciende hasta los 3.000 euros (os estoy hablando de pueblecitos pequeños en Galicia, no me quiero ni imaginar como serán los premios en ciudades grandes). Si estás de intercambio estoy segura que también hay algún torneo al que te puedas apuntar, así que reune a un par de amigos y a competir! Si no ganas al menos has pasado un buen rato y habrás conocido a gente nueva. Todo ventajas.

4. La ciencia es tu amiga



La inmensa mayoría de las universidades y hospitales universitarios están llevando a cabo investigaciones para las cuales necesitan participantes, así que aprovéchate de la ciencia para ganar un par de dinerillos. Tranquilo, no te estoy pidiendo que pruebes pastillas raras que puedan hacerte crecer pelo en la lengua, sino estudios fáciles en los que te pagarán medianamente bien. Y para que veas lo fácil y seguro que es, aquí van las experiencias de una servidora.

Hasta la fecha, yo he participado en tres estudios, dos de ellos aquí en Canadá. En uno me pagaron 60$ y consistía en escuchar múscia mientras te aplicaban calor en los brazos. En cuanto sintieses que el calor se hacía insoportable, les mandabas parar. El propósito era ver como la múscia afectaba la percepción de los sentidos.

En otro me pagaron 70$ por ver un video de florecillas y bosques mientras masticaba un chicle de nicotina. Después tenía que hacer unos juegos de lógica y rellenar un papel donde describía mi estado de ánimo. El propósito era ver como los chicles de nicotina que supuestamente te ayudan a dejar de fumar afectan a tus capacidades intelectuales y a tu estado de ánimo. El "sueldo" no está nada mal por ver una peli y jugar un rato.

Por último, mi favorito, el que hice en Barcelona. El motivo del estudio era analizar distintas moléculas del sudor. Para ello teníamos que llevar una camiseta blanca de algodón durante los tres primeros días de la semana y otra de licra durante los tres días sucesivos. La camiseta no te la podías quitar en ningún momento, así que seguramente estéis pensando: pero que cochina! Yo en cambio me siento muy orgullosa, porque ME PAGARON 50€ POR MI SUDOR.

¿Puedo recibir mi certificado de diva ya?



Así que ya lo sabéis, aprovecharos de las horas que pasáis en la universidad y sacaros un par de eurillos. Además estaréis contribuyendo a la ciencia, que eso siempre es bueno.

5. Ropa vieja? NO! Ropa retro

Dicen que todas las modas vuelven, y a que precios! Rebusca en el armario de tu madre, coge esos pantalones de cintura alta y anchos de cuando era joven, ponles una etiqueta de "mom jeans" y véndelos! Los 80 y 90 están de vuelta y todo vale: medias de rejilla, chockers, minifaldas, ropa de terciopelo... Todas ellas las puedes conseguir en Zara pero es todavía más "trendy" si son retro de verdad.

En Barcelona se organizan muchos "street markets" (mercaillos de toa la vida) donde gente corriente como tu y como yo puede poner un puestecito y vender su ropa. Incluso puedes vender ropa "moderna" que ya no te sirva o que ya no uses. Si en tu ciudad no hay ninguno también puedes venderlo por internet a través de páginas como Wallapop.

Esta es una buena idea antes de irte intercambio, porque obviamente cuando te vas a otro país te llevas lo mínimo de ropa para poder sobrevivir. También es una buena opción si estás estudiando en tu país de origen y quieres hacer limpieza de armario a la vez que ganar dinero.

6. Manten los ojos (y la mente) abiertos

Oportunidades las hay, solo tenemos que saber buscarlas y estar disponibles a cualquier propuesta (legal). Yo por ejemplo encontré una oferta muy buena hablando con una señora que estaba organizando visitas voluntarias a una residencia de ancianos. Me comentó que su amiga necesitaba ayuda para hacer cosas simples en casa y hacerle un poco de compañía al tiempo, ya que por temas de una enfermedad muscular que padece se encuentra muy débil.

Al principio pensé que era como voluntaria, lo cual tampoco me importaba porque me gusta ayudar a la gente, pero cuando hablé con mi "jefa" me dijo que no, que me pagaría. Así que los domingos por la mañana voy a su casa y le ayudo a clasificar las facturas, ordenar los libros en la estantería y colgar la ropa en el armario.

Ella estudió Neurociencias en Bishop´s así que solemos mantener conversaciones muy interesantes sobre temas que salen en mis clases de Neuropsicología y Psicofarmacología. Puede que os suene raros, pero escuchar como habla tan apasionadamente sobre temas que a mi me encantan se ha convertido en lo mejor de los domingos.



7. Sé parte de la comunidad

En la sociedad americana la gente se involucra mucho en la Iglesia. Suelen organizar numerosas actividades durante la semana, tanto para niños como para adultos. Yo nunca he sido muy fan de ir a la iglesia, pero tengo que reconocer que en América saben como hacer que resulte atractivo. Por ejemplo, cuando estaba en Indiana de intercambio organizaron una "guerra de helado" donde nos tirábamos helado y sirope los unos a los otros.

El caso, como sabéis estas Navidades las pasé con los Amones en Indiana, los cuales están bastante implicados en la iglesia. Me comentaron que necesitaban a alguien que vigilase a 6 niños mientras sus respectivos padres hacían un curso matrimonial o algo así. El curso solo duraba una hora, y el sueldo era de 20$ así que, ¿por qué no? Fue basicamente una hora de jugar al baloncesto en el polideportivo de la iglesia (sí sí, en USA las iglesias tienen canchas de baloncesto dentro)

En Canadá no es tan común pero aún así hay alguna que otra oferta. Mi amiga por ejemplo trabaja en el Sunday School de una iglesia Unitaria. El "sunday school" es basicamente hacer juegos con los niños mientras sus padres van a misa.

Como véis aquí la comunidad se reune en las iglesias, aunque en otros países puede que ese no sea el caso. Siempre podéis echar un vistazo en algún centro cívico o en el ayuntamiento de la ciudad. Por intentarlo, que no falte.

8. Aprovechate de las fiestas de la Universidad

Mi universidad organiza fiesta y eventos prácticamente cada fin de semana. Este fin de semana tuvo lugar un festival de invierno del que pronto os hablaré en una entrada. La entrada a todos los eventos del fin de semana costaba $35, pero si te prestabas voluntario durante 4 horas para vender tickets o perritos calientes, te daban el pase gratis (y podías comerte un perrito caliente así de vez en cuando).

Yo me apunté a trabajar en el bar (que por cierto estaba hecho de hielo) porque en otras fiestas en mi universidad en Barcelona ya había estado en el bar y al final me lo acabo pasando mejor que en la propia fiesta. Mis chocolate caliente con Baileys y ron arrasaron y hasta acabé haciendo alguna que otra propina.


Otra opción es hacer como mis vecinos y sacar una mesa y una barbacoa a la calle y ponerse a vender perritos calientes para la gente que vuelve de fiesta. Si estáis en una ciudad grande quizás esto entre en el rango de ilegalidad, pero si tenéis la suerte de estar en un pueblecillo donde prácticamente solo viven estudiantes como yo es una idea a tener muy en cuenta. Ya véis, aquí todo vale!




9. Convierte tu hobby en dinero

Algunos hobbies pueden dar algo productivo que vender. Por ejemplo, mi amiga Sarah de USA se pasa horas haciendo ganchillo y broches de muñequitas para la solapa de la chaqueta. Solo tuvo que poner un post en Facebook diciendo que vendería gorros y broches para conseguir algo de dinero para su intercambio en Perú y su hobby se convirtió en una "mini pop up tienda online".

Supongo que a mí siempre me ha gustado mucho eso de conseguir mi propio dinero, ya que cuando tenía 13 años tuve mi primer "negocio clandestino". Hacía pendientes, pulseras y anillos con piedrecitas de Swarovski y una amiga de mi madre que era enfermera las vendía en el hospital. Acabé teniendo hasta encargos de gente que me pedía anillos en todas las gamas de colores disponibles. Y supongo que también siempre supe que viajaría por el mundo, porque mi yo de 13 años decidió poner el dinero en la cuenta del banco y ahorrar para cuando pudiese irme de intercambio.

10. Ama a tus padres

Todos estos consejos están muy bien y son muy originales, pero lo cierto es que no llegan ni para pagar el alquiler del piso. La cruda realidad es que quien paga para que tengas la magnifica experiencia de estudiar fuera son tus padres, así que recuérdales de vez en cuando  cuanto les quieres y lo agreadecido/a que estás por la oportunidad que te brindan. En realidad ellos lo van a seguir pagando igual, incluso aunque no les des las gracias, pero nunca está de más recordarles lo mucho que les agradaces que lo hagan.



Espero que os hayan gustado y que podáis ponerlos en práctica. Y si tenéis algun consejo super-pro que no haya mencionado, ya sabéis, soy todo oídos (y necesito pagar mis viajes de alguna manera).

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Back
to top